Alicia Dickenstein, ganadora del premio L’Oreal-Unesco “Por las Mujeres en la Ciencia”

Compartimos la nota publicada por el Diario Clarín a la investigadora del CONICET y docente de la promoción 1972, Alicia Dickenstein, quien ha sido galardonada con el premio L’Oreal-Unesco “Por las Mujeres en la Ciencia”.

La Matemática siempre le resultó fácil. En el Colegio Nacional Buenos Aires, donde hizo el secundario, recuerda que muchos de sus compañeros sufrían la materia. A ella, en cambio, le divertía, y se la pasaba ayudándolos. “Para ese entonces, pensaba estudiar Educación pero en un test vocacional salió otra cosa. Me metí en la Facultad de Exactas de la UBA sin demasiada idea. Fue la mejor decisión”, le dice hoy a Clarín Alicia Dickenstein, la matemática argentina que este jueves ganó el premio L’Oreal-Unesco “Por las Mujeres en la Ciencia”.

Su CV tiene 24 páginas. Pero ella se presenta como “Alicia, una matemática que hace docencia e investigación”. Es doctora en Ciencias Matemáticas, investigadora superior del Conicet y especialista en Geometría Algebraica. Es profesora titular de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires y forma parte de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de Argentina y la Academia Nacional de Ciencias de Argentina.

Este jueves, además, en el Día Internacional de las Mujeres y Niñas en la Ciencia, se transformó en la referente de América Latina galardonada por la Fundación L’Oreal y la Unesco con el prestigioso Premio Internacional “Por las Mujeres en la Ciencia”. Es la séptima argentina en 23 años en ser distinguida por su trayectoria.

Se formó en la escuela pública: desde la Primaria N° 16, Distrito Escolar II, de Sarmiento y Pueyrredón, en Once, hasta el doctorado en Exactas de la UBA. Tiene 66 años recién cumplidos. Está casada. Es mamá de dos y abuela de cuatro.

La Matemática le apasiona. Para ella, es mucho más que aprender fórmulas de memoria. “Es tratar de entender las relaciones entre los objetos para poder predecir comportamientos futuros. La abstracción, necesaria en el proceso, también está en el arte. Picasso dibuja una línea y en esa línea vemos una paloma completa. Lo mismo pasa en mi materia”, explica Dickenstein quien, además, publicó cuatro libros para chicos con la intención de fomentar el interés de las Ciencias Exactas desde la infancia.

A los 22 años, terminó la licenciatura en Matemática. Además de las Ciencias Exactas, le gustaba cantar y ese mismo año conoció en un coro a su actual marido. A sus 23, se casaron. Hacia la mitad del doctorado nació su primera hija y, al año de defender la tesis, llegó el varón. A sus 30, entró como investigadora asistente al Conicet.

Hoy se dedica a la Geometría Algebraica. “La aplico al estudio de las redes de señalización celular. Con la ayuda de la Matemática logro predecir el comportamiento de reacciones bioquímicas dentro de las células”, cuenta.

También utiliza estas herramientas para “predecir las singularidades de superficies o trayectorias”. “Las funciones son múltiples. Sirven, por ejemplo, para calcular la trayectoria de un brazo robótico que interviene en operaciones quirúrgicas”, sostiene.

Dice que gracias a las ciencias duras recorrió más de 30 países y hoy tiene amigos en varias partes del globo. “Nunca imaginé que iba a entenderme con gente de culturas diferentes con la Matemática como lenguaje común”, señala.

Habla de “brecha de género” y dice que recién de grande empezó a prestar atención a ciertos obstáculos con los que se había encontrado en su camino académico pero que, por suerte, no llegaron a frenarla.

Se acuerda de un profesor de renombre que una vez se cruzó cuando dejaba a su nena en la guardería de la Facultad de Exactas. “¿Usted tiene una hija, qué hace acá estudiando? Vaya a su casa a cuidarla”, le dijo. Alicia no hizo caso.

Cuenta que, con los años, la situación de las mujeres en la ciencia fue cambiando “para bien”, que la discriminación más obvia hoy no se permite y hasta se repudia pero que las mujeres siguen estando en desventaja.

“Ojalá mi experiencia y la distinción L’Oreal-Unesco ayuden a revertir esta realidad. Se necesitan más mujeres en la ciencia, espero motivar a chicas y jóvenes a estudiar Matemática u otra carrera científica. Es importante que sepan que hay un lugar para ellas y que pueden llegar muy lejos”, cierra Dickenstein.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

1868 Sarmiento ante la manifestación de las escuelas de Buenos Aires

Publicamos una colaboración de nuestro vocal de Comisión Directiva, Gustavo Brandariz, promoción 1972.

El próximo lunes 15 de febrero se cumplirán 210 años del nacimiento de Domingo Faustino Sarmiento, en la Ciudad de San Juan.

Hacen, en estos días, 150 años que durante la Presidencia de Sarmiento, se desató en Buenos Aires la gran epidemia de fiebre amarilla. No se conocían, por entonces, cura ni vacuna contra esa grave enfermedad mortal, y la Argentina atravesaba por un momento difícil, consecuencia de la Guerra del Paraguay a la cual Sarmiento contribuyó significativamente a poner fin. Buenos Aires, pese a los esfuerzos del Dr. Guillermo Rawson, era todavía una ciudad atrasada desde el punto de vista sanitario. Con infinita nobleza, el cuerpo médico se arriesgó todo lo posible, y una comisión de ciudadanos, encabezada por el Dr. José Roque Pérez, se organizó para ayudar en la emergencia. Empresarios, comerciantes, sacerdotes y muchos habitantes colaboraron también en lo posible, perdiendo muchos de todos ellos la propia vida.

El Presidente Sarmiento gobernó la emergencia y, después de la epidemia, encaró con velocidad y perseverancia medidas preventivas para mejorar las condiciones sanitarias y la calidad de vida de la población. Y, para extender la educación popular también, a toda la población.

Durante la epidemia, como era lógico, las clases se cortaron y las escuelas se cerraron. Era Sarmiento, el gran educador, el Presidente. Era un hombre con sentido de la responsabilidad: ¿para qué mandar a morir a alumnos y maestros? Para poder educar y educarse, hay que preservar primero la vida y la salud.

Cuando Sarmiento estaba por asumir la Presidencia, en 1868, hubo una gran manifestación pública de docentes y alumnos, dando la bienvenida al maestro presidente. Sarmiento pronunció un discurso.

Que hablen sus palabras, más inteligentes que tantas cosas falsas e interesadas que hoy se escuchan, distorsionando su memoria.

Aquí transcribimos su discurso de 1868.

 

MANIFESTACION DE LAS ESCUELAS DE BUENOS AIRES

A LA LLEGADA DEL PRESIDENTE ELECTO (SEPTIEMBRE DE 1868)

Este discurso se reproduce del Tomo XXI de las Obras Completas de Sarmiento, en la edición de 1951 de la editorial Luz del Día, que reproduce la original editada por Augusto Belin Sarmiento y Luis Montt, entre 1884 y 1903. Antes del discurso, Belin Sarmiento intercaló un comentario, que también transcribimos.

“El que iba a recibirse de la presidencia fue felicitado a su llegada a Buenos Aires, por las maestras y maestros de las escuelas públicas y privadas, y de presumir era que fuese la educación el tema del discurso. Habíale precedido un libro titulado Las escuelas en los Estados Unidos, que contenía los resultados de la aplicación de las doctrinas a cuya difusión había consagrado su vida. Esta obra es poco conocida por haberse perdido la edición entera en el incendio de un ala de la casa de gobierno, cuando aun no se había distribuido. Hay además la Educación popular (tomo XI) como resultado de la misión que le confió el gobierno de Chile a Europa y Estados Unidos con el objeto de estudiarla; además, La memoria, presentada a la Universidad de Chile (tomo XII), que contiene estudios de mucho alcance sobre las costumbres y organización colonial de estos países. Todos estos y otros antecedentes señalaban su elección en el extranjero como la de un presidente maestro de escuela.

La exaltación al mando supremo de un maestro de escuelas, era un hecho tan nuevo en esta parte de América, que M. Laboulaye lo hacía notar en el Journal des Débats en Francia; y como el candidato acababa de visitar la Europa, y estado largos años en contacto con el cuerpo diplomático, en Chile, Perú y Estados Unidos, habiendo tenido parte en el Congreso Americano, consecuencia natural era que llamase la atención la encarecida circunstancia, encarecida por lo nueva, de un presidente que profesaba la función de maestro, y nunca la había abandonado, como lo muestra la parte activísima que tomaba en el movimiento de educación en los Estados Unidos, siendo miembro de los Congresos de Educación que se reunían sucesivamente en diversos Estados”.

 

SEÑORAS PRECEPTORAS Y SEÑORES MAESTROS:

Aunque desde ayer tenía conocimiento de que esta manifestación debía efectuarse, no he podido en toda la noche pensar las palabras que había de dirigiros, porque estaba bajo la impresión de emociones demasiado fuertes. La palabra no puede seguir las palpitaciones del corazón. Sin embargo siempre podré decir a ustedes algo, porque estoy en mi terreno, me reconozco entre mis amigos, y puedo hablaros con la franqueza de un hombre de corazón que sólo dice lo que siente.

El pueblo de Buenos Aires me ha hecho ayer una manifestación que bastaría para enorgullecer a cualquier hombre en la tierra; sin embargo, esa manifestación puede hacerse a veinte personas más en Buenos Aires, en la República Argentina, en la América española, que la merecen más que yo. Pero la manifestación de los preceptores y los niños de las escuelas, no es igual. Esta es puramente mía, ésta no la cedo a nadie; porque me pertenece exclusivamente, porque es el resultado de mi obra de treinta años.

Al principio de la lucha electoral que ha concluido, un diario de esta ciudad, combatiéndome decía: “¿Qué nos traerá Sarmiento de los Estados Unidos, si es electo presidente?” y él mismo se contestaba: “¡Escuelas! ¡nada más que escuelas!” Un joven decía en una cuestión de votos: “que los votantes de Buenos Aires no sabían escribir”.

Estas son dos verdades, señores. Recuerdo estas palabras sin resentimiento.

Después de una experiencia de treinta años, en que he estado en la prensa, en el destierro, en el poder, se me han dicho tantas cosas, que tengo una cáscara de hierro sobre mi cuerpo. Ya no me hieren los ataques de mis adversarios. Yo también he sido escritor, y algunos escritos míos han abierto hondas heridas. En el fervor de la lucha de los partidos, en los momentos del combate, se esgrime como argumentos convincentes, todo lo que puede dañar; pero estos ataques no dañan al hombre honrado.

Como ejemplo, puedo citar a ustedes el presente. Yo he sido insultado y calumniado muchos años, aquí menos que en Chile, donde a los epítetos ordinarios, se agregaba el de extranjero; y sin embargo, los pueblos argentinos me han elegido su presidente.

Cuando aquel diario decía que yo no traería de los Estados Unidos sino escuelas, decía la verdad, porque vengo de un país, señores, donde la educación es todo, donde la educación ha conseguido establecer la verdadera democracia, igualando las razas y clases.

Nosotros necesitamos escuelas, porque ellas son la base de todo Gobierno republicano.

Cuando en los Estados Unidos los primeros estadistas me preguntaban algo sobre mi país, yo con dolor les contestaba que nuestra situación era igual a la de los Estados del Sur.

Allí como entre nosotros, la sociedad está dividida entre aristócratas, que son los ricos, los que allí tienen la tierra y ocupan el poder, y en poor whites como allí les llaman a los pobres blancos, que no tienen fortuna, ni quieren instruirse y que forman la clase que se llama la canalla.

Lo que sucede entre nosotros con la educación, me recuerda un cuento popular que he oído en los Estados Unidos y que voy a referir a ustedes.

Un día vinieron a decir a una señora que la vida de su marido se veía amenazada porque lo había acometido un oso, y ella sin inmutarse, contestó: “Yo no me entrometo en los asuntos de mi marido, que él se las componga con el oso.”

Eso es lo que pasa en la República Argentina con la educación. Se dice que es necesario educar a los pueblos; pero los gobiernos contestan: no me meto con el oso.

 Se dice que es necesario hacer del pobre gaucho un hombre útil a la sociedad, educándolo; y todos contestan: yo no me meto con el oso. Pero es necesario ¡meternos con el oso! para que el pueblo argentino sea un verdadero pueblo democrático.

Ningún país del mundo está en peores condiciones, señores, que el nuestro para ser República; porque estamos divididos en aristócratas y plebeyos, y esa división es el fruto de la educación mala que se da.

Y este no es un mal peculiar a la República Argentina, sino de todas partes en la América. He recorrido toda la América y observado que en todas partes, donde se habla nuestro idioma, el lenguaje de la prensa es el mismo, las revueltas y el desquicio universal.

Méjico es el caos; Venezuela vuelve a los tiempos de Rosas; de los demás Estados, vosotros sabéis tanto como yo.

He oído la opinión del mundo sobre nosotros, sobre South America, y todos, todos desesperan de pueblos que después de medio siglo de convulsiones, hoy menos que nunca muestran elementos de organización.

Permitidme que traduzca del inglés lo que en corroboración de este hecho decía el senador Sumner.

“En el último mensaje enviado al Congreso por el presidente de Méjico, veo un informe del estado de la educación pública y privada en la capital, ciudad de más de doscientos mil habitantes, en el que se observa el doloroso espectáculo de que menos de cuatro mil niños han asistido a las escuelas en todo el año.”

“De un documento semejante del gobernador de Buenos Aires, Estado de medio millón de habitantes, cerca de la mitad de los cuales son europeos, tomo los siguientes apuntes: En 1866 asistieron a las escuelas públicas y privadas de la capital, 13.449 niños y en 1867 sólo 12.389. Mil setenta niños menos que el año anterior.”

“Finalmente, por un tercer documento análogo del Gobierno de Chile, conozco el mismo hecho, a saber: que el número de los niños que asistieron a las escuelas ha disminuido durante el año.”

En Buenos Aires había 1.070 niños menos en las escuelas el año pasado.

El ministro de Chile observa lo mismo en aquella República y el de Méjico contaba sólo 4.000 niños de ambos sexos en las escuelas en ciudad de doscientos mil habitantes. Vamos, pues, a la barbarie en toda la América.

¿Por qué salen de la Universidad doctores que nada saben de escuelas, de pueblo, de democracia?

Y no se ofendan, porque los trate así. Ahora tengo títulos: yo también soy doctor y mis títulos me los ha dado una de las primeras Universidades del mundo. Anch’io!

La ley dice que se persigan a los vagos. Pero, ¿cuáles son esos vagos? ¿Quién los ha hecho vagos, sino los Gobiernos que no los educan?

Si tomamos como vago a uno de los gauchos de nuestra campaña y buscamos su genealogía, ese gaucho será acaso un descendiente de los conquistadores, uno de los dueños de la tierra y que hoy no tiene un palmo de ella donde reposar su cabeza.

Y lo mismo que entre nosotros, sucede en toda la América española. Yo he escrito muchos libros de educación, y a esos libros les ha cabido la gloria de que nadie los haya leído.

Estando ahora en los Estados Unidos, estudiando los métodos de enseñanza que allí se siguen, escribí mi libro Las Escuelas. Como era natural, lo envié a todos los representantes de la América latina en Washington y cuando, después de tres meses, los fuí a ver, no lo habían siquiera leído.

Abrieron las tapas, leyeron el título: Las Escuelas, y se dijeron: ¿quién pierde el tiempo en leer un libro sobre escuelas?

¡Y de ese modo se educan los pueblos!

Chumbita, Elizondo, Varela y otros montoneros se levantan, queriendo cambiar el orden político de la República. ¿Y cómo no han de quererlo, si ese es el fondo de la educación que han recibido? ¿Saben hacer otra cosa? ¿No sería este mal una de esas terribles compensaciones que tienen todos los malos sistemas, haciendo expiar a los pueblos sus faltas, su egoísmo, su injusticia?

¿Qué se ha hecho hasta ahora para ir hasta la fuente del mal y curar la enfermedad?

Aquel mismo diario echaba en cara a sus oponentes que representaban una oligarquía. Tenía razón; pero vio la paja en el ojo ajeno, y no la viga en el suyo.

Ya se puede comprender lo que entiende de democracia el que decía que lo vendrían a fastidiar con escuelas. Las escuelas son la democracia. Para ellos que tienen la Universidad para que se eduquen gratis sus hijos, la tierra para solazarse y el Gobierno, la escuela es para el vulgo, y entonces dicen: que allá se las compongan con el oso, que es la ignorancia, la pobreza y el vicio.

Para tener paz en la República Argentina, para que los montoneros no se levanten, para que no haya vagos, es necesario educar al pueblo en la verdadera democracia, enseñarles a todos lo mismo, para que todos sean iguales.

El célebre Lord Brougham al morir acaba de dejar a la Inglaterra una frase que ha sido acogida como un testamento importante. “La misión de los ejércitos ha concluido en el mundo; entra ahora a llenarse la del maestro de escuela.”

A mí me cabe la gloria de haberla pronunciado en la República Argentina treinta años antes que Lord Brougham.

En 1839 siendo teniente contra las chuzas de Quiroga, fundaba una escuela en San Juan.

Vamos, pues, a constituir la democracia pura, y para esto, no cuento sólo con los maestros, sino con toda esa juventud que forma una generación entera, que me ayudará en la obra.

Para eso necesitamos hacer de toda la República una escuela.

¡Sí! una escuela donde todos aprendan, donde todos se ilustren, y constituyan así un núcleo sólido que pueda sostener la verdadera democracia que hace la felicidad de las Repúblicas.

SEÑORAS PRECEPTORAS:

Diré a ustedes cuatro palabras.

Tengo el placer de recordaros que yo fui el fundador en Buenos Aires de las escuelas de ambos sexos, regenteadas por señoras. Para conseguido, tuve que luchar con grandes opositores, que felizmente vencí.

La experiencia ha justificado mis esperanzas.

Vengo de un país donde hay noventa mil maestras, y diez mil maestros; porque allí la educación está confiada a la mujer como más competente, más capaz de dirigir el corazón de los niños. Los hombres sólo enseñan ciertas materias.

La misión de la mujer como educacionista le está señalada por la naturaleza, porque ella tiene más corazón, porque virgen o matrona, lleva en su seno el instinto maternal. Eso no lo puede hacer el hombre, porque su educación, por muy completa que sea, no le da los sentimientos que la naturaleza dio a la mujer.

Mi empeño, pues, se contraerá siempre a fomentar la educación infantil, poniéndola en manos de señoras.

El mismo diario a que antes me he referido, me ha atacado también por este punto. Sin embargo, no me reformará.

Espero en Dios que hemos de hacer lo que podamos para que al bajar del poder, no tenga que avergonzarme de entregar la República en peores condiciones de aquellas en que la recibo.

————————————————————————————————————–

Fuente:

Sarmiento, Domingo F. (1951). Discursos Populares. Primer Volumen. Buenos Aires, Luz del Día. Obras Completas de Sarmiento, XXI. Pág. 235 a 240.

 

 

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Conocé a Miguel Ángel Virasoro

Conocé quién es Miguel Ángel Virasoro (prom. 1957), ganador en 2020 de la Medalla Dirac que otorga el Centro Internacional para la Física Teórica Abdus Salam (ICTP, según sus siglas en inglés) a científicos y científicas que han realizado contribuciones significativas a la física teórica.


Miguel Ángel Virasoro (físico) (Ciudad de Buenos Aires, 9 de mayo de 1940) es un destacado físico teórico argentino, hijo del homónimo filósofo, conocido por sus trabajos seminales en teorías de cuerdas y vidrios de espín. Actualmente es Profesor Honorario en el Instituto de Ciencias de la Universidad Nacional de General Sarmiento, Argentina.

En los tiempos de gestación de la Teoría de Cuerdas (1967-1969) descubrió el Álgebra de dimensión infinita conocida como Álgebra de Virasoro, necesaria para la consistencia de tales teorías y fundamental en Matemáticas por tener representaciones unitarias .​ Junto con Giorgio Parisi, Marc Mézard, Nicolas Sourlas y G. Toulouse ​descubrió la organización ultramétrica​ de los estados de equilibrio de vidrios de espín a baja temperatura en dimensión infinita.
Sus primeros pasos en la formación como físico fueron en la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires entre los años 1958 y 1966. Como consecuencia de la Noche de los Bastones Largos renunció a su cargo y abandonó el país después de presentar la tesis de doctorado. Sus estudios científicos durante este período fueron en física de partículas bajo la supervisión de Giambiagi y Bollini.
En enero de 1967 se une a un grupo de investigadores en Israel entre los que se encontraban Hector Rubinstein, Gabriele Veneziano. Marco Ademollo y Adam Schwimmer. Allí trabaja en la llamada “teoría de tira de la bota”. Durante un año y medio aplican sus técnicas y obtienen resultados cada vez más sorprendentes, En junio de 1968, mientras Virasoro se encuentra en Argentina , Veneziano encuentra la fórmula que resume todos esos resultados y funda el Modelo de Resonancias Duales que se revelará el ladrillo inicial de la Teoría de Cuerdas. Un mes después Virasoro se incorpora al grupo de B. Sakita en Madison, Wisconsin, donde encuentra una variante a la formula de Veneziano que J. Shapiro demostrará ser la fórmula para cuerdas cerradas mientras la de Veneziano describe cuerdas abiertas. Con Sakita y K. Kikkawa se convencen que las fórmulas obtenidas solo pueden ser la primera aproximación a una teoría de campos y proponen un procedimiento para calcular las correcciones sucesivas via Feynman-like Diagrams. En el intento de eliminar estados fantasma del cálculo que harían inconsistente la teoría, encuentra en 1969 el Álgebra de Virasoro.. En el año 1970 se transfiere a Berkeley donde trabaja con M. Yoshimura y M. Kaku y completa la conexión entre el mecanismo de cancelación de estados fantasmas a través del Álgebra con la invariancia conforme de una teoría de campos bidimensional​. En el año 1971 vuelve a la Universidad de Buenos Aires con A. Pignotti y N. Bali, deja la Física de Partículas para dedicarse a Oceanografía.

Desde 1977 a 1980 trabaja en la Universidad de Turín con Nando Gliozzi, Stefano Sciuto y Tullio Regge. En 1981 se traslada a la Universidad de Roma “La Sapienza” donde después de un corto interés en Monopolos Magnéticos y durante una visita a Paris se interesa por la solución de Parisi de Vidrios de Espín en dimension infinita y con colaboradores franceses y el mismo G. Parisi elucidan la naturaleza de tal solución .2​ Comienza allí su larga colaboración con Marc Mézard y Giorgio Parisi que culminará en varios trabajos publicados, el Método de la cavidad como método alternativo a la Rotura de la simetría de las replicas’ original de Parisi y el libro. Se interesa luego en modelos de cerebro (en particular de la memoria asociativa) usando las mismas herramientas desarrolladas en la dicha colaboración.

Desde 1995 hasta 2002 fue director del ICTP (Centro Internacional de Física Teórica) de Trieste por siete años, luego de la muerte de Abdus Salam, fundador del mismo.

Desde 2011. Virasoro es profesor honorario del Instituto de Ciencias de la Universidad Nacional de General Sarmiento, Provincia de Buenos Aires, Argentina, donde continúa sus estudios sobre Sistemas Complejos en contextos diversos, modelos basados en agentes y aplicaciones. Su regreso a la Argentina se produce en el marco de un programa de repatriación de científicos de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, Ministerio de Ciencia y Tecnología.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Matías Behety, “la momia de Tolosa”

Compartimos la nota publicada por el Diario “Hoy” de la ciudad de La Plata. Matías fue compañero de Miguel Cané, quien le dedicó unas líneas en “Juvenilia”.


Nació el 18 de mayo de 1849, hijo de un integrante del batallón de franceses que combatía bajo la bandera uruguaya en el Sitio de Montevideo. Nueve años después, su familia se embarcó rumbo a Concepción del Uruguay, donde se establecieron. A los 15 años, volvió a mudarse, esta vez, hacia Buenos Aires.

Matías Behety estudió en el Colegio Nacional de Buenos Aires siendo compañero de Eduardo Wilde, Victorino de la Plaza y Miguel Cané –quien le dedicaría algunas páginas en su libro Juvenilia, llamándolo “el bohemio de Murger, con más delicadeza, con más altura moral”. En otro tramo de su libro, Cané diría de Behety: “Nunca se impone a mi espíritu con más violencia el problema de la vida, que cuando pienso en ese hombre”.

Muy precozmente –con menos de 20 años– se recibió de abogado y trabajó en el estudio de Manuel Quintana, quien sería presidente de la República entre 1904 y 1906. Paralelamente ejerció el periodismo colaborando en el diario La Patria del General Mansilla. Era un orador de fuste, elogiado por el propio Domingo Faustino Sarmiento.

Parecía aguardarle un futuro brillante pero dos cosas conspiraron en su contra: el alcohol y el azar. En cuanto a lo primero, fue pública su creciente afición por el alcohol, en particular, el ajenjo. La prensa de la época publicó una foto suya vestido con andrajos, casi cayéndose sobre la mesa, en la cena homenaje al actor italiano Ernesto Rossi, de gira por nuestro país.

Joaquín Castellanos, un poeta que llegaría a ser diputado nacional, le dedicó un poema al que llamó “El borracho”, aunque el mismo autor aclaró que no quiso ser ofensivo con quien consideraba “quizá la más brillante inteligencia de su generación”. La causa de su alcoholismo muchos la encuentran en la prematura muerte de su novia, María
Lamberti, a quien dedicó buena parte de sus poemas.

En un intento desesperado por arrancarse del ambiente que parecía alimentar su tendencia autodestructiva, se mudó a La Plata en 1885. Su primer alojamiento lo encontrará en un hotel, “19 de noviembre”, ubicado en diagonal 80 entre 4 y 5. Quería construirse la épica personal de empezar su vida de nuevo, cuidando delicadamente cada detalle de la atmósfera en que transcurrirían sus días. Pero el alcohol había minado su salud, y ya había roto todas las amarras con su profesión de abogado, lo que lo sumió en una gran precariedad económica. Debió irse del hotel por no poder pagarlo. Alguien le ofreció una pieza en el fondo de una vivienda de Tolosa. Según cuenta Rafael Barreda, en un artículo publicado en Caras y Caretas: “Matías era pobre y vivió pobre, casi en la miseria”. Y agrega: “En el último período de su vida, se alejó de sus amigos que estaban en auge y solo se lo encontraba en los fondines, tabernas o bodegones… Allí se hallaba en su centro, a sus anchas, como él decía, usando de su lenguaje persuasivo, salpicado de figuras bellísimas, compartiendo con los pobres lo pobre de su bolsa. Y, cosa rara, los que escuchaban sus frases, siempre originales –aquella gente ruda e ignorante–, sentían por él el mayor respeto”.

Este hombre brillante admirado por presidentes e intelectuales, y vinculado familiarmente con una de las familias más ricas de la Argentina de entonces, los Menéndez Behety, murió de tuberculosis, solo, pobre y olvidado en el hospital de Melchor Romero, el 24 de agosto de 1885. Pero lo peor vendría después. Aquí es donde el azar jugó un papel feroz.

Cuando el cementerio de Tolosa fue clausurado en 1886, los cuerpos fueron trasladados. Cuando se hicieron las exhumaciones, apareció un ataúd que “contenía una momia de cuerpo entero y máscara intactas, de ojos semicerrados, con su dentadura superior al descubierto de una mueca risueña; atada la cabeza con pañuelo cuyas puntas simulaban la mariposa de una corbata de moño, la cabellera larga y descolorida, las ropas interiores y exteriores en perfecto estado”. Este fenómeno al que el administrador del cementerio, José Peralta, no pudo encontrarle explicación, hizo que se le atribuyeran propiedades milagrosas a la desconocida momia, a quien popularmente se bautizó como “la momia de Tolosa”.

Antonio Lamberti, el hermano del amor de su vida, reconoció que el muerto era su amigo.

En su poema Las dos almas, el mismo Matías Behety, quizá imaginando su propio final, escribió:

Sobre la fría tierra muerto estaba;
las negras sombras de la oscura noche
su cadáver velaban.

Fuente: Diario HOY

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Estrenó “Rompan Todo” la nueva serie documental de Netflix con Claudio Gabis

La nueva serie de Netflix “Rompan todo” busca documental la historia del rock en Latinoamérica. Entre otras figuras destacadas de la música local, se encuentra Claudio Gabis, prom. 1967.

Claudio Gabis es un guitarrista y compositor, reconocido como uno de los fundadores del movimiento de rock de Argentina. Entre sus contribuciones se incluyen las que realizó con el trío Manal -primer conjunto en componer blues en castellano-, considerado junto a Almendra y Los Gatos, grupo fundacional del rock argentino, además de ser uno de los mejores guitarristas del país.

Una de sus primeras contribuciones fue la grabación del tema “Diana Divaga” para el primer sencillo de la formación original de Los Abuelos de la Nada. Más tarde, como integrante de Billy Bond y La Pesada del Rock and Roll, grabó varios álbumes, entre ellos Vida, el primero del dúo Sui Generis.3​ Gabis ha colaborado con artistas argentinos, brasileños y españoles, desarrollando además actividades docentes en el campo de la música moderna.

De acuerdo a un listado confeccionado por la publicación Rolling Stone de Argentina, Gabis es uno de los cinco mejores guitarristas argentinos en su especialidad. En 2013 brindó un concierto en el Aula Magna del Colegio, organizado por nuestra Institución. Dos años después fue galardonado con el Premio Konex de la Música Popular, en la categoría “Instrumentista”.

Rompan todo: La historia del rock en América Latina es una vista cercana y cálida a esos genios que marcaron una época, además de acompañar movimientos sociales. El rock como expresión catártica de una sociedad que quiere salir adelante a toda costa. Cuenta con 6 episodios en los cuales se aborda el trabajo y la influencia musical de artistas y bandas. Este trabajo documental fue dirigido por Pick Talarico y producido por Afo Verde y Gustavo Santaolalla, quien fue galardonado con dos Premios Oscar debido a su trabajo en la musicalización de Secreto en la Montaña y Babel.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Fernando Polack afirmó que la vacuna de Pfizer tuvo una eficacia de 97% en los ensayos clínicos de Argentina

Compartimos la nota publicada en el Diario Clarín el lunes 14 de diciembre, en la cual el ex alumno de la promoción 1985, Fernando Polack, informa sobre el resultado que lleva hasta el momento el estudio de la vacuna en argentina contra el nuevo coronavirus.

Luego de que Estados Unidos, México y otros países autorizaran el uso de la vacuna de Pfizer-BioNTech, el infectólogo Fernando Polack aseguró que en la Argentina, esa vacuna “tuvo una eficacia de 97%” en los ensayos clínicos.

En declaraciones al programa “Cada Mañana” de Marcelo Longobardi, en Radio Mitre, el director de la Fundación Infant donde se realizaron los estudios clínicos dijo que hasta es “medio milagrosa”, por la eficacia que demostró.

Polack habló con el periodista de un documento que salió publicado la semana pasada en una revista de salud sobre la vacuna de Pfizer que “es el reporte de los 44 mil voluntarios que participaron del estudio, incluyendo los cinco mil setecientos y pico de argentinos”.

“Estos eran 128 sitios en el mundo. Nosotros fuimos un sitio que particularmente convocó a muchísimos voluntarios. Fuimos el que más pacientes aportó y que más casos de Covid-19 detectó. Un estudio es tan grande como la cantidad de casos que detecta. Y en la Argentina la vacuna tuvo una eficacia de 97%. Hubo un solo enfermo entre todos los vacunados o sea que funcionó fenomenalmente bien”, detalló el infectólogo.
Sin embargo, aclaró que la Fundación está “totalmente afuera” de los procesos regulatorios de la vacuna. “Nuestra tarea es acercar la oportunidad de la vacuna al Gobierno en término de traer el ensayo”, explicó Polack.

En cuanto a si esto podría ser el principio del fin de la enfermedad, aseguró que es probable, pero que “no quiere decir que sea el fin de la pandemia hoy”.

“Imaginen el escenario si este estudio hubiese fracasado. Estaríamos en manos del virus como en un principio, y ahora aparece esta clarísima oportunidad que además, de alguna manera, puede multiplicarse infinitamente”, planteó.

Según ejemplificó el experto, si en CABA “vacunás a las 700 mil personas mayores de edad y pudieras despejar el riesgo de que la gente se muera de coronavirus, te quedás con gente que va a estar un poco en cama y la enfermedad va a ser otra”.

Además, dijo que de esta forma “creás un arsenal de tratamiento, bolsitas de plasma para aquellos que desarrollen la enfermedad, y esencialmente generás un paraguas donde la pandemia empieza a perder fuerza”.

En cuanto a la conservación de la vacuna, corroboró que la de Pfizer “necesita conservarse a muy baja temperatura” que hoy es “a 70 grados bajo cero”. Sin embargo, explicó que esto no es un problema. “Cuando se dice eso y uno no está en este ambiente pensás: ‘Es imposible’. ¿No? Pero todos los freezers de investigación están a menos 70 grados. No es una cosa que no existe. Entonces, hay un montón de recursos donde se puede anclar para usarlas en las grandes ciudades del mundo”.

“Es verdad que con la vacuna de Pfizer no vas a poder vacunar fácilmente en un paraje remoto de alguna provincia, pero ese no es hoy el objetivo de esa vacuna”, clarificó.

“Cuando te subís a un avión, lo que vos querés es que haya expertos en el la mecánica y el funcionamiento de todo el avión, que los hayan chequeado. El tema de las vacunas es que haya expertos que conozcan muy bien lo que hay adentro de la vacuna, que hayan chequeado todo el proceso para que uno esté tranquilo”, relató.

“Nosotros tuvimos dos visitas de ANMAT de 11 días de duración cada una. Vinieron cuatro expertos de ANMAT y se pasaron todos estos días revisando de arriba a abajo todo lo que hacemos. Lo cual a mí no sólo me produce orgullo sino que me da tranquilidad porque sé que en otros procesos hacen lo mismo que hicieron con nosotros”, continuó.

Luego dijo que la vacuna de Pfizer “es medio milagrosa”. “Cuando esperamos los resultados, yo ni remotamente esperaba lo que pasó. Creo que Moderna va a tener la misma eficacia porque es muy parecida, es como la hermana gemela. Y AstraZeneca, aunque tiene menos eficacia que estas, es una buena vacuna al 60%. Una vacuna del 40% es una buena vacuna”, informó el infectólogo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El cierre de los Cinéfilos en la AexCNdeBA

El día martes 15 de diciembre cumpliendo los protocolos de sanidad estipulados por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires en el contexto de Distanciamiento Preventivo Obligatorio, se llevó a cabo el cierre y brindis de fin de año del grupo de Cine para Compartir, cuyos encuentros durante este año fueron los martes cada 15 días, vía zoom. Si bien no pudieron concurrir todos los participantes, aquellos que lo hicieron disfrutaron un montón del reencuentro.

Luego de brindar en el patio de la sede para garantizar mayor circulación de aire , cada quien colaboró con la reorganización del lugar, llevando su silla al salón SUM.

¡Muchas gracias a todos!

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Olimpíada Argentina de Filosofía| ¡Felicitaciones!

Felicitamos a Omar Khalid Daus (4to 14a) y a Juan Cruz Mendoza (4to 14a) por haber obtenido el 1er y el 2do premio en la XXIV Olimpiada Argentina de Filosofía (2020), eje ética, organizada por la  Universidad de Buenos Aires. Ambos estudiantes, asimismo, han sido seleccionados de entre los nueve finalistas para representar al país en el certamen internacional.
Destacamos, también, la tarea de los profs. Juan Goldín y Damián Canali, quienes han estado a cargo del espacio de preparación para la participación en la Olimpiada, así como la colaboración de la prof. Beatriz Delpech.
¡Buenísimo!
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Olimpíada Argentina de Biología| ¡Felicitaciones!

Felicitamos a Martina Nintzel (5º1), Facundo Portnoy (5º1), Esteban Patiño (5º10), Jimena Pereira Paz (4º1), Juan Raposo (6º Biológicas) y Julia De Santos (5º10) por su destacada participación en la XXIX edición de la Olimpíada Argentina de Biología, que se desarrolló de manera virtual y fue organizada por la Universidad Nacional de Río Cuarto.

El equipo que representó al Colegio obtuvo la medalla de oro (1er puesto) en la instancia nacional del nivel II y clasificó para los selectivos en donde se conformarán lxs representantes de nuestro país para las competencias internacionales del 2021.

Destacamos, también, la tarea del profesor Manuel Sánchez, quien ha estado a cargo del espacio de preparación para la participación en la Olimpíada, así como la colaboración de los ex-olímpicos Inés Bauer y Víctor Orsingher.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Olimpíada Informática Argentina| ¡Felicitaciones!

 

Felicitamos a Juan Ignacio Cantarella (4° 5a) por haber obtenido Medalla de Bronce en la Competencia Iberoamericana de Informática y Computación 2020 y por haber obtenido Medalla de Bronce en la Olimpiada Informática de Argentina categoría “Programación” Certamen Nacional 2020. Asimismo, Juan Ignacio, ha sido convocado al Certamen de Selección y al Certamen Iberoamericano CIIC 2021 para representar a nuestro país el año próximo.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario